sábado, 9 de enero de 2010

Sólo para tí







En una tarde de octubre, te encontré, sencilla y bella a la vez, y me hablaste del amor de Dios para todos sus hijos e hijas, inclusive para el más pequeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario