martes, 12 de enero de 2010

Fieles Testigos



Aquella tarde de domingo, pensé que caminaba sola. Sin embargo, todo a mi alrededor tenía su propia historia, con las piedras del camino como fieles testigos.

3 comentarios:

  1. Las tardes de domingo saben a silencio, como si el mundo de pronto se parara y dedicáramos un tiempo cada vez más necesario a retirarnos dentro de nosotros mismos. Gabo....

    ResponderEliminar
  2. Ha quedado una buena impresión de cada historia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Veo tus imagenes y te veo a ti. Veo a mi pueblo. Veo mi reflejo.

    ResponderEliminar